Liquidez y solvencia (Análisis financiero a corto plazo)

Complementariamente a la determinación de los periodos medios de maduración y el capital corriente, planteamos el cálculo de los ratios de liquidez y solvencia. El grupo principal son cuatro (liquidez inmediata, tesorería, prueba ácida y solvencia) junto con dos complementarios (sin considerar los activos no corrientes mantenidos para la venta ni  las periodificaciones a corto plazo). Con su aplicación se evalúa la capacidad para hacer frente a las deudas a corto plazo, es decir, los pasivos corrientes, para lo cual se plantea la situación siguiente: «Si a la fecha de formulación del balance tuviéramos que hacer frente a toda la deuda a corto plazo, ¿qué porcentaje podría ser pagado? ¿con qué activos corrientes?» Para preparar el análisis definimos los siguientes conceptos:
  • Pasivo corriente (según balance funcional): se trata de las deudas a reembolsar durante el ciclo de explotación (el estimado con el periodo medio de maduración económico o PMMe); dado que normalmente no tenemos información de los vencimientos de las deudas, salvo excepciones como en el caso de los dividendos complementarios, la aplicación únicamente reclasifica esta partida en el balance funcional.
  • Tesorería:  el dinero disponible de manera inmediata para, entre otros usos, el pago de deudas y corresponde con el epígrafe B. VII. Efectivo y otros activos líquidos equivalentes del activo del balance funcional.
  • Inversiones financieras a corto plazo: activos financieros enajenables en muy poco tiempo; se muestran en los epígrafes B.IV Inversiones en empresas del grupo y asociadas a corto plazo y B.V. Inversiones financieras a corto plazo.
  • Existencias: valoraciones de acuerdo con la norma contable de las mercancías, materias primas, productos en curso, semiterminados y terminados, así como los subproductos y residuos y los anticipos a proveedores. Debe tenerse en cuenta la actividad de la empresa, en función de la duración del ciclo de explotación, para corregir o quizás matizar los resultados del análisis de liquidez y solvencia si se utilizan las cantidades en su totalidad. Por ejemplo, en una bodega habrá vino en producción que quizás no sea enajenable a corto plazo. Corresponde con el epígrafe B.II. Existencias del balance funcional.
  • Activo corriente: el recogido en el epígrafe B. Activo corriente del balance funcional.
En esta aplicación se ofrecen los siguientes ratios de liquidez y solvencia (multiplicados por 100 para expresarlos en forma de porcentaje):
  1. Liquidez inmediata = Tesorería / Pasivo corriente
  2. Ratio de Tesorería = (Tesorería + Inversiones financieras a corto plazo) / Pasivo corriente
  3. Prueba ácida = (Activo corriente – Existencias) / Pasivo corriente
  4. Ratio de Solvencia = Activo corriente / Pasivo corriente
  5. Prueba ácida alternativa = (Activo corriente – Existencias – Activos no corrientes mantenidos para la venta – Periodificaciones a corto plazo ) / Pasivo corriente
  6. Ratio de Solvencia alternativa = (Activo corriente – Activos no corrientes mantenidos para la venta – Periodificaciones a corto plazo ) / Pasivo corriente
Salvo excepciones, en esta ayuda no se consideran valores de referencia puesto que depende la actividad desarrollada por la empresa, un resultado puede tener distintas interpretaciones, pudiendo aparecer contradicciones. Por este motivo, en las sesiones formativas se utilizan dos alternativas:
  • los ratios promedios de las empresas que desarrollan la misma actividad,
  • los valores de una empresa en concreto (que destaca por ser el lider del mercado, o  bien por tener un tamaño equivalente, o quizás por ser un competidor.

Entradas relacionadas