Informe de la Pyme 2021: Impacto económico de la crisis COVID-19 sobre la Pyme en Cantabria

El jueves 30 de septiembre se presentó el «Informe de la Pyme 2021: Impacto económico de la crisis COVID-19 sobre la Pyme en Cantabria». El profesor de la Universidad de Cantabria, Francisco Somohano, investigador de la Cátedra Pyme y coordinador de la Fundación para el análisis estratégico y desarrollo de la Pequeña y Mediana Empresa (FAEDPYME) expuso a los medios de comunicación las conclusiones del informe.

La COVID-19 ha generado un fuerte impacto sanitario, social y económico en el mundo, el Informe Pyme 2021 se centra en valorar el impacto económico que tiene la crisis generada por la COVID-19 en la Comunidad de Cantabria y su comparativa con España. En él se aporta información sobre las expectativas de crecimiento de empleo y ventas, así como de diferentes indicadores de la organización de la empresa.

Entre los puntos a destacar del informe está que la crisis afectó a más pymes cántabras en la mayoría de los indicadores económicos (ventas, rentabilidad, productividad e innovación), si bien con menor intensidad por lo que el efecto en la caída de las ventas es similar al de España. Además, como era de esperar, las pymes han puesto en marcha planes de gestión de riesgos y contingencias para proteger su liquidez, las cántabras en mayor medida que en el conjunto del país. Han utilizado más los ERTE/ERE y han detenido más la actividad innovadora así como las inversiones futuras. Si se añade la disponibilidad de la financiación bancaria (en general, en mejores condiciones por el respaldo del Instituto de Crédito Oficial), las expectativas de recuperación para el 2021, especialmente para el primer semestre, son favorables.

En el ámbito de la pyme de Cantabria a medio plazo el aspecto más perjudicial que ha tenido la pandemia ha sido la disminución de su actividad innovadora. Esta circunstancia aumenta la importancia del programa Next Generation EU de la Unión Europea, cuya finalidad es no solo de proteger el tejido empresarial y de los hogares, limitando los efectos adversos de la crisis del COVID-19 sobre el crecimiento económico sino que, además, es una oportunidad para que las pymes mejoren la competitividad, la igualdad y la sostenibilidad. El acceso a esta nueva financiación con menor coste debería permitir impulsar con fuerza las estrategias de innovación de las pymes cántabras, incorporando la digitalización, la eficiencia energética y la sostenibilidad en general.

El informe se puede descargar aquí.

Entradas relacionadas