Hacia la Industria 4.0

El avance tecnológico de la humanidad se dio de manera muy lenta y paulatina durante los primeros miles de años de su existencia; el primer gran avance después del dominio del fuego sucedió en Medio Oriente durante el VII milenio a. C., en plena Edad de Piedra, cuando se llevó a cabo la revolución neolítica (el paso de una vida nómada a sedentaria); en el VI milenio a. C. dio inicio la Edad de los Metales (dominio de la fundición de metales) primero con el bronce y el cobre y culminando en el siglo XII a. C. con el dominio del hierro. Debieron pasar alrededor de tres mil años más hasta que se logró acumular suficiente conocimiento para dar paso a la mecanización de la fabricación de objetos. Hacia 1784 se inició la mecanización de la industria empezando con los telares mecánicos impulsados por vapor o agua (Industria 1.0); en 1870 se introdujo el uso de la energía eléctrica, la producción en línea y la producción en masa (Industria 2.0). En 1969 comenzó a utilizarse la electrónica, la Tecnología Informática y los PLC (Controladores Lógicos Programables) en las fábricas (Industria 3.0). Hoy en día la utilización de Internet e Intranet en las fábricas permite que máquinas y robots se comuniquen entre sí y con cualquier área de la empresa, y con los proveedores y clientes, de manera que se puede automatizar (desde) el pedido del cliente hasta la entrega del producto sabiendo en tiempo real el estado de cualquier paso del proceso y si hay o puede haber algún fallo para corregirlo o evitarlo (Industria 4.0).   Cómo se organiza una “fábrica 4.0” Une las oficinas administrativas con las instalaciones de producción (interconectando las máquinas entre sí y con los ordenadores de la Administración). Informatiza el diseño del producto y su proceso productivo, así como el proceso de selección y compra por parte del cliente y la entrega del producto terminado. Etiqueta con códigos de barras o etiquetas RFID cada proceso, pieza o producto para que pueda ser ubicado en cualquier momento, fase y lugar del proceso productivo en que se encuentre. Robotiza el movimiento de materiales, piezas y productos intermedios dentro de la planta de producción. Cuando el cliente es una tienda se conecta con la caja o punto de venta para saber en tiempo real el ritmo de venta del producto para programar su producción futura.   Una fábrica 4.0 optimiza el uso de cada máquina y proceso productivo, así como el consumo de materiales y energía, obteniendo una reducción de tiempo y costes en la fabricación, a la vez que agiliza la interacción con el cliente posibilitando una mayor satisfacción con el producto final. A diferencia de los primeros avances tecnológicos de la humanidad que se realizaron en un área geográfica concreta del planeta, Medio Oriente,  la revolución industrial 4.0 se está llevando a cabo en prácticamente los cinco continentes, pues la globalización y las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC’s) permiten el desarrollo e implementación simultáneos y complementarios de esta fase del desarrollo de la humanidad.

Entradas relacionadas