Garantía y endeudamiento (Análisis financiero a largo)

En el análisis de la estructura patrimonial se analiza la relación entre las inversiones y la estabilidad de su financiación (si son deudas a devolver y el plazo de su vencimiento). En este apartado se analiza la autonomía financiera de  la empresa en el sentido del grado de compromiso que tiene en función del volumen de las deudas que forman su patrimonio. Además, se analiza cómo se respaldan esas deudas con sus activos.
  • Garantía: es la relación entre el total activo y la deuda (pasivos corrientes y no corrientes) del balance funcional.
  • Firmeza: es la relación entre los activos no corrientes y la financiación permanente, esto es, el patrimonio neto y el  pasivo no corriente en el balance funcional. Si el capital corriente es positivo su valor será menor que la unidad.
  • Cobertura de gastos financieros: es una medida de la capacidad para hacer frente a los intereses de la deuda con el resultado, para su cálculo se divide el beneficio antes de intereses e impuestos entre los gastos financieros.
  • Autonomía financiera global: es la  relación entre el patrimonio neto y los pasivos, todos del balance funcional.
  • Endeudamiento global: es el inverso de la autonomía financiera, es decir, la relación entre los pasivos a corto (corrientes) y largo plazo (no corrientes) con el patrimonio neto. Se divide entre endeudamiento a corto y a largo plazo.
  • Endeudamiento global a largo plazo: es la relación entre los pasivos no corrientes y el patrimonio neto según el balance funcional.
  • Endeudamiento global a corto plazo: es la relación entre los pasivos corrientes y el patrimonio neto según el balance funcional.
  • Autonomía financiera en sentido estricto: para eliminar el efecto de los ajustes por cambios de valor, ya sean positivos o negativos, sobre la autonomía financiera calculamos la relación entre los fondos propios y las subvenciones, donaciones y legados recibidos del balance funcional entre  los pasivos corrientes y no corrientes. Además, a los pasivos se les resta el pasivo por impuesto diferido de ajustes de cambio de valor (que se incorpora en el menú, en Datos adicionales, después en Datos sobre ajustes).
  • Endeudamiento global en sentido estricto: es el inverso de la autonomía financiera en sentido estricto, esto es, en el numerador sumamos los pasivos no corrientes con los pasivos corrientes y restamos el pasivo por impuesto diferido de los ajustes de cambio de valor. En el denominador se consideran fondos propios y las subvenciones, donaciones y legados recibidos. Al igual que el ‘estricto’ se divide en corto y largo plazo.
  • Endeudamiento global a largo plazo en sentido estricto: si solo se considera en el numerador los pasivos no corrientes y restamos el pasivo por impuesto diferido de los ajustes de cambio de valor. En el denominador se consideran igualmente los fondos propios y las subvenciones, donaciones y legados recibidos.
  • Endeudamiento global a corto plazo en sentido estricto: en el numerador tenemos los pasivos corrientes y en el denominador se consideran fondos propios y las subvenciones, donaciones y legados recibidos.

Entradas relacionadas