Inicio / NOTICIAS / La actividad emprendedora en Cantabria creció un 15% antes de la pandemia
La actividad emprendedora en Cantabria creció un 15% antes de la pandemia

La actividad emprendedora en Cantabria creció un 15% antes de la pandemia

Ha sido publicado el Informe Global Entrepreneurship Monitor Cantabria 2019-2020, realizado por la Cátedra Pyme con el apoyo de Santander Universidades y que cofinancia la Consejería de Industria, Turismo e Innovación del Gobierno de Cantabria, a través de la Sociedad para el Desarrollo Regional de Cantabria (Sodercan).

La directora del Informe GEM en Cantabria y presidenta del Observatorio del Emprendimiento GEM España, Ana Fernández Laviada, directora del Grupo de Investigación en Contabilidad, Auditoria, Reporting Corporativo, Pymes y Emprendimiento Social (CARPE) y del Centro Yunus Cantabria de la Universidad de Cantabria, ha resumido las conclusiones del Informe en los siguientes párrafos:

En 2019, Cantabria se posiciona como la cuarta Comunidad Autónoma, con el mayor porcentaje de emprendedores en fase inicial, después de Cataluña, Castilla León y Madrid. La tasa de actividad emprendedora (TEA) en Cantabria, ha aumentado un 15% con respecto al 2018, alcanzándose por primera vez desde que se elabora este informe el 7% y posicionándose a casi un punto de la TEA española que es 6,1%. Este aumento se debe al incremento tanto del porcentaje de emprendedores nacientes que pasó del 2,7% al 3,2% como del porcentaje de emprendedores nuevos que pasaron del 3,4% al 3,8%.

El factor que mayor importancia relativa muestra sobre la TEA es el poseer los conocimientos, habilidades y experiencia en emprendimiento, haciendo que la probabilidad de emprender sea 5 veces mayor entre aquellos que los poseen.

La motivación más importante para los emprendedores en fase inicial nuevos y nacientes) es crear riqueza o una renta más alta (76,8%), marcar una diferencia en el mundo (71,3%), ganarse la vida porque el trabajo escasea (47,3%) y continuar con una tradición familiar (13,3%).

La edad media de los emprendedores en fase inicial en 2019 se sitúa en los 42 años siendo la franja de edad comprendida entre 25 y 34 años donde en Cantabria se concentra el mayor porcentaje de emprendedores. La brecha de género casi desaparece siendo del 52,9% en el caso de los varones y 47,1% en el de las mujeres. El 51,1% tiene estudios superiores y el 42,9% ha recibido formación específica para emprender. Además, se observa que las personas con formación superior tienen 3,5 veces mayor probabilidad de emprender que aquellas con menores niveles de educación. El nivel de ingresos de los emprendedores aumenta siendo el porcentaje mayor el tercio de emprendedores que se sitúa en el nivel superior de ingresos (65,4%).

La mayoría de las iniciativas emprendedoras en Cantabria (42,6%) se sitúan en el sector orientado al consumo. La mayoría de las iniciativas emprendedoras cántabras presentan una dimensión de microempresa. Las expectativas de creación de empleo siguen siendo poco ambiciosas ya que la mayoría (45,6%) estima que apenas generará entre 1 y 5 empleos en los próximos 5 años. La mayoría se considera no innovadora tanto en su producto o servicio (54,9%) como en sus procesos (64%). Por último, y en la misma línea la mayoría sigue sin exportar, pero la situación mejora en el caso de las iniciativas consolidadas.

El porcentaje de personas involucradas en actividades intra emprendedoras (EEA) es del 1,3%, inferior a la media nacional que en 2019 es de 1,7%, y se sitúa en la media de la mayoría de Comunidades Autónomas con niveles de PIB parecidos como Castilla y León, Comunidad Valenciana y Asturias.

Las necesidades de financiación en términos del capital medio necesario para iniciar un proyecto emprendedor en Cantabria en 2019 estaban en 168.087 euros. Los datos del capital semilla obtenidos indican que éste varía entre los 300 y el millón de euros. La mediana se sitúa en 48.782 y la moda sube a los 60.000, lo que significa que los proyectos iniciados en la región son mucho más ambiciosos que en 2018 y que en España donde la moda se sitúa en 10.000. En Cantabria el 3,7% de la población ha actuado como inversor informal (tipo Business Angel) incrementando el 3% del 2018 pero aportando de media unos de 10.000 euros, aunque los importes son muy
variables.

El porcentaje de cántabros que percibe la existencia de oportunidades para emprender es del 32,8%, siendo sensiblemente mayor entre quienes están involucradas en un proceso emprendedor. La edad y la formación para emprender son las variables que influyen significativamente en esa percepción, teniendo estos últimos 1,4 veces más probabilidad de percibir
oportunidades que los que no la tienen.

En opinión de los expertos, entre las condiciones del entorno que favorecen el emprendimiento mejor valorados se encuentran el acceso a la infraestructura física y comercial y la educación emprendedora post escolar. En el año 2019 los tres factores que obtuvieron la peor valoración siempre por debajo del 3 fuero: la dinámica del mercado interno, la financiación y la educación emprendedora en etapa escolar. Sin embargo, la opinión ha vuelto a mejorar ligeramente en el caso de la educación y la financiación. El principal obstáculo para emprender en Cantabria son las
políticas gubernamentales junto a las normas sociales y culturales.

Entre los factores que según los expertos más pueden apoyar al emprendimiento se encuentran las políticas gubernamentales y la educación y formación. Por último, en lo referido a los factores que los expertos recomiendan que podrían favorecer y promover la actividad emprendedora destacan: mejores políticas gubernamentales y cambios en la educación y formación.

Acerca de cpyme

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies