Capital Corriente (Análisis financiero a corto)

La aplicación ofrece tres análisis del capital corriente (también conocido de otras maneras como por ejemplo fondo de maniobra, capital circulante). El objetivo es medir la situación financiera en función de las deudas a satisfacer en el corto plazo. Por aproximación se considera la cantidad total de pasivo corriente como representación de la deuda. La capacidad de conseguir dinero en el mismo periodo de tiempo en la actividad normal de la empresa se puede estimar por el volumen de los activos corrientes (tesorería, inversiones financieras corrientes, deudores y existencias). Por tanto, en principio sería deseable que el capital corriente fuese positivo. Ahora bien, hay una perspectiva que complementa este análisis que se basa en la necesidad de adelantar el pago de las compras, los salarios y demás gastos de explotación antes de poder vender y obtener el dinero de los cobros. La cantidad de dinero a corto plazo necesaria para hacer frente a estos pagos depende de cuánto tiempo dure este periodo ‘de anticipo’ (lo denominamos periodo medio de maduración financiero). Si bien es cierto que los ciclos de compra-pago-venta-cobro se solapan dependiendo de la estacionalidad del negocio, el capital corriente es una medida de la capacidad de la empresa para poner en marcha un nuevo ciclo de explotación en el caso de que algo fuese mal. De ser así, una parte del activo corriente debe ser financiada con fondos permanentes, esto es, patrimonio neto y pasivos no corrientes. De hecho, hay sectores en los que normalmente la empresa cobra por anticipado o paga después de cobrar (por ejemplo a los proveedores). Entonces, ya no sería necesario que el capital corriente fuese positivo. Por tanto, el capital corriente será: CAPITAL CORRIENTE = ACTIVO CORRIENTE – PASIVO CORRIENTE Dado que el Plan General de Contabilidad preveé la existencia elementos de inmovilizado material, inversiones inmobiliarias y parcipaciones en empresas del grupo, multigrupo y asociadas cuya enajenación esté prevista en el corto plazo, que pudieran ser en mayor o menor medida independientes del ciclo de explotación, incluimos una variante que identifica esta distorsión mediante su comparación con el anterior cálculo: CAPITAL CORRIENTE NETO TOTAL = (ACTIVO CORRIENTE – ACTIVOS NO CORRIENTES MANTENIDOS PARA LA VENTA) – (PASIVO CORRIENTE – PASIVOS VINCULADOS CON ACTIVOS NO CORRIENTES MANTENIDOS PARA LA VENTA) Finalmente, incluimos una tercera magnitud restringida a las partidas propias del ciclo de explotación: CAPITAL CORRIENTE DE EXPLOTACIÓN = (EXISTENCIAS + DEUDORES COMERCIALES Y OTRAS CUENTAS A COBRAR + TESORERÍA) – (ACREEDORES COMERCIALES Y OTRAS CUENTAS A PAGAR)

Entradas relacionadas